Muy buenos días a todos. Hoy le daremos un “toque cómico” a nuestro blog con el post que os traemos. En él veremos cómo se juntan música y humor en muchas ocasiones.

 

MÚSICA Y HUMOR

Como sabréis, la música es un lenguaje universal, y como tal sirve para todo: Para acompañar una comida o una cena, para animar una fiesta, para formar parte de las bandas sonoras de las películas, para relajarse en la terraza de una playa caribeña, para no desesperarse mientras esperas cuando llamas a cualquier compañía telefónica para que te solucionen un problema, y para realizar espectáculos, entre una infinidad de cosas más. Todo ello es porque, al fin y al cabo, la música apela a los sentimientos e igual que una obra dramática te puede hacer llorar, hay otras obras que te pueden animar incluso hacer reír a carcajadas. El tempo, la interpretación, la armadura, el matiz, el instrumento o instrumentos musicales con los que se interprete, el fraseo, etc; todo ello hace que la música despierte en nosotros unos sentimientos u otros. El humor en la música está relacionado con las expectativas que tenemos, por lo que todo lo que sea incongruente, inesperado, absurdo y sin sentido puede hacernos gracia; en ese momento coinciden música y humor.

Algunos autores que han compuesto obras cómicas o con “aires graciosos” son Haydn con su “Sinfonía nº45: La despedida” en 1772, o la “Sinfonía nº60: El distraído” en 1774; Mozart, con “Una broma musical” en 1787; Rossini con la “Obertura de La Urraca Ladrona” en 1817; Shostakovich con el “Concierto para piano, trompeta y cuerdas” en 1933; y Rajmáninov, con “Rapsodia sobre un tema de paganini” en 1934.

Dentro de los espectáculos en ocasiones se recurre al humor. Por ejemplo en los circos, cuando aparecen los trapecistas, los acróbatas, los forzudos o los payasos hay música de fondo, pero es diferente en cada uno de ellos. Cuando los payasos salen a escena, la música es más ligera, divertida y espontánea. La forma de escenificar de los payasos, el ambiente, la iluminación y el estilo de música (junto con efectos de sonido graciosos como bocinas, martillos de goma,…) favorecen que el público se pueda divertir y reírse.

También existen espectáculos en los que música y humor van de la mano. Es el caso, por ejemplo, de Les Luthiers, que realizan espectáculos interpretando piezas musicales con instrumentos fabricados por ellos y contando anécdotas graciosas de compositores, monólogos y chistes relacionados con la música.

Otros sitios donde se incluye humor en la música son los conciertos de celebración de Año Nuevo en Viena, en los que se suelen incluir bromas y gags por tradición, el ambiente festivo y la alegría del momento; y en los conciertos educativos, porque es más fácil que un niño aprenda si el concierto es divertido y se lo pasa bien.

__________

Esperamos que os haya gustado. Recordad que estamos en Twitter y Facebook, donde podéis seguirnos y compartir y comentar lo que queráis.

Buena semana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Divi WordPress Theme