Muy buenos días a todos. Cristina Guzman, la profesora de clarinete de nuestro centro, nos trae nuevamente un interesante post, explicando qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir la caña del clarinete. Que lo disfrutéis.

 

LA CAÑA DEL CLARINETE (I)

Para un clarinetista, como para cualquier otro instrumentista de lengüeta, la caña es la última parte de la equipación y la más importante.

Es la última porque, independientemente del material y técnica que tengamos, es la responsable de la producción del sonido, y por tanto puede arruinarnos por completo el día. De la elección de una buena caña y su mantenimiento depende en muchos casos la calidad de nuestra interpretación, puesto que puede distraernos y requerirnos más esfuerzo del que debemos otorgarle.

La caña del clarinete es una caña simple de madera de caña en la mayoría de los casos, que debe vibrar como un solo elemento para conseguir un sonido adecuado.
Actualmente se comercializan cañas sintéticas de diferente clase como alternativa a las de madera natural. Por supuesto, la calidad de nuestra embocadura y del control que tenemos sobre el instrumento son muy importantes para tocar bien.

La caña, como cualquier otro sólido que vibra, produce una serie de frecuencias que luego serán amplificadas por el tubo del clarinete para producir el sonido. De qué frecuencias son las que se producen (y otros factores intermedios) depende en gran medida la calidad final del sonido. Esas frecuencias vienen dictadas por la distribución de material o masa en el cuerpo vibrante, en este caso la caña. De la adecuada distribución del material en la caña según nuestras necesidades y preferencias dependerá principalmente que una caña nos resulte buena o mala.
Las cañas se caracterizan por muchos parámetros, muchos de ellos personales y algunos altamente subjetivos. Sin embargo, los más habituales y en los primeros que debemos fijarnos son:

  • El brillo o color. Si una caña es muy brillante significa que está produciendo muchas o muy fuertes frecuencias agudas, si es muy oscura, frecuencias graves. Hay cañas que funcionan mejor en un registro que en otro, debemos encontrar una que permita trabajar en todos con continuidad y facilidad.
  • La respuesta. Esta es la capacidad de una caña de comenzar a vibrar, un factor muy importante cuando realizamos staccato. Si una caña es muy lenta será muy trabajoso hacer un picado rápido. Esto también depende principalmente de la dureza general y de la columna de aire que podemos producir (técnica).
  • Dureza o resistencia. Esta es la característica más general. Cuanto más dura es una caña, más esfuerzo debemos poner en la producción del sonido. Además, una caña blanda suele tender a bajar la afinación del instrumento, mientras que una más dura, a subirla.
La caña del clarinete - imagen para el blog del CEAMD Maestro José Guillén - Sounds & Imagination

La caña del clarinete – imagen para el blog del CEAMD Maestro José Guillén

Las características de la caña que usemos evolucionan con nuestra técnica y con el material que utilizamos. Según mejora nuestra técnica podemos tocar con un rango mayor de cañas con control sobre ellas y necesitamos una combinación diferente de los parámetros indicados más arriba. También con el desgaste de la boquilla y del resto del clarinete variarán nuestras necesidades en cañas. No debemos cerrarnos a probar y cambiar de caña o a trabajarlas.

Hay a la venta material para fabricar cañas uno mismo, sin embargo mi consejo personal es que las compres ya hechas y las trabajes a partir de ahí; te ahorrarás una buena cantidad de tiempo y esfuerzo. Existen numerosas marcas (Vandoren, Rico/D’Addario, González, Leuthner, Rigotti,…) que comercializan muchos modelos diferentes de cañas. La principal variación se da en la forma o curva de la punta y el corte de la caña. Encontrar el modelo y resistencia adecuado de cañas es un trabajo largo, pero tienes mucho tiempo para ir probando diferentes cañas. La mayoría no funcionarán a la primera, pero con un poco de trabajo y algunos retoques te harás con la caña ideal.

Pero no lo olvides, es tan importante una buena caña como una buena técnica y embocadura.

__________

Podéis compartirlo en Twitter y Facebook. Esperamos que os haya gustado.

Buena semana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Divi WordPress Theme