Muy buenos días a todos. Hoy Cristina Guzmán (profesora de clarinete de nuestro centro) nos habla de la importancia que tiene la higiene del instrumento, y de los problemas de salud que podemos evitar si cogemos la buena costumbre de limpiar el instrumento musical (en especial los de viento) después de usarlo.

 

HIGIENE DEL INSTRUMENTO (I)

Hace unos cuantos meses, en octubre del 2016, saltaba la noticia de la muerte de un hombre de 61 años de edad en Manchester. El hombre murió de neumonía hipersensitiva, y tras el estudio post-mortem se descubrieron graves daños en los pulmones causados por la proliferación de diferentes hongos y mohos. Este hombre tocaba la gaita, y tras analizar la misma, los cultivos desarrollaron varios tipos de hongos relacionados con esta enfermedad conocida como pulmón de gaita (bagpipe lung).

Esta noticia me trae a la mente un tema muy importante: la higiene en nuestra práctica instrumental diaria, en especial en instrumentos de viento, aunque limpiar los restos de resina en instrumentos de arco es también muy importante.

Estos hongos, que producen la hipersensibilidad respiratoria por una exposición prolongada, se desarrollan dentro del tubo del instrumento gracias a la presencia de humedad y aire caliente que exhalamos al tocar. Se acumulan principalmente en zonas más o menos cerradas, donde no hay una buena ventilación tras la práctica. Estas zonas son tubos estrechos, curvados, esquinas (en las espigas que unen los tubos en los instrumentos de madera, válvulas, etc.). Por ser esto más común en instrumentos de viento, me centraré en ellos en lo que sigue. Sin embargo, no debemos olvidarnos de retirar la resina sobrante que queda esparcida por el diapasón y las tapas de los instrumentos de cuerda, puesto que con la vibración o una corriente de aire, pueden quedar en suspensión en el aire y que los inhalemos al respirar.

Imagen para post Higiene: limpiar el instrumento - Blog del CEAMD Maestro José Guillén - Sounds & Imagination

Después de cada sesión es importante extraer el máximo de humedad posible del tubo. Con un trapo se puede recoger el agua condensada en las paredes del tubo con un par de pasadas, algo que no ocupará más de 1 minuto. En los instrumentos de metal, es importante vaciar todas las válvulas y tuberías posibles (todas las que sean desmontables y la principal)

Una vez hecho esto pasaremos a retirar el agua acumulada en los sitios más difíciles. Soplando desde un extremo del tubo, podemos hacer salir el agua que ha quedado atrapada en los oídos de las llaves y que no puede retirar el trapo. También es importante limpiar el tudel.

Por último debemos retirar el agua que ha quedado en las cajas de las espigas, en las esquinas. Utilizando el dedo para ayudar al trapo. En los instrumentos que tienen un tubo curvo (como el saxofón, clarinete bajo, etc…) existen escobillas flexibles que pueden ayudarnos a limpiar esas curvas.

Es muy importante que, una vez hayamos limpiado el instrumento, guardemos el trapo, escobilla o el utensilio que empleemos en un compartimento separado del instrumento. Así mantenemos la humedad lo más lejos posible.

__________

Esperamos que hayáis tomado nota, y los que seáis músicos recordad que es muy recomendable emplear un poco de tiempo en coger esta rutina de limpiar el instrumento después de cada uso. Muchas gracias a nuestros lectores y seguidores, y a Cristina Guzmán por su aporte. Podéis comentar y compartir en Twitter y Facebook.

Buena semana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Divi WordPress Theme